Manifiesto 16 F

Gracias a todas y todos por solidarizaros con las personas afectadas por la hipoteca y participar en esta jornada de lucha social. Una jornada muy importante para quienes conformamos la Plafatorma de Afectados, más de 100 plataformas en toda España, porque después de cuatro años recogiendo firmas hemos conseguido más de un millón y medio que entregamos el martes pasado al pleno del Congreso de los Diputados en forma de Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con un mensaje muy claro: por el derecho a la vivienda y contra el genocidio financiero,  por la dación en pago retroactiva, por el alquiler social y contra los desahucios. Con esta  Iniciativa Legislativa Popular hemos agotado todos los mecanismos que nos ofrece el sistema para cambiar una ley obviamente injusta.

Además, la presión social conseguida ha sido máxima y el PP, el partido que goza de la mayoría absoluta en el Parlamento, no ha tenido más remedio que dar su brazo a torcer y rectificar su posición inicial, que era negativa, para aceptar la toma en consideración de esta ILP.

Sin embargo, presentar esta ILP ha sido sólo una batalla de esta Gran Guerra que ellos, la banca, los políticos y las financieras, han desatado contra la ciudadanía porque lo único que han decidido, por el momento y por unanimidad, todos los grupos del Congreso, ha sido admitir a trámite la ILP para iniciar el debate, pero eso no significa que vayan a aceptar las diferentes enmiendas, ni que la ILP vaya a resultar aprobada tal y como la hemos presentado.

No debemos olvidar que estas tres peticiones (dación en pago retroactiva, alquiler social en las viviendas vacías acumuladas por las entidades bancarias que se han enriquecido con la crisis, y moratoria de desahucios ) son peticiones de mínimos y debemos exigir, día tras día, en las calles, en nuestros centros de trabajo, en el SEXPE, en los bares… que no se vea pervertida ni descafeinada cuando es estudie en el Congreso. Que la respeten porque es la petición de la mayor parte de la ciudadanía española, que es quien sufre en primer grado este drama de los desahucios.

A diferencia de los bancos, que ante el estallido de la crisis que ellos mismos han generado no han dudado en exigir dinero público y el Estado se lo ha dado, las familias endeudadas hemos cumplido los compromisos adquiridos mientras hemos tenido trabajo y nuestra economía nos lo ha permitido.  Por eso es muy importante que no olvidemos la responsabilidad de las distintas administraciones públicas – de un partido u otro – que han desarrollado una legislación que sólo ha promovido el acceso a una vivienda en régimen de propiedad y que en la práctica ha significado el sobreendeudamiento de las familias, marginando otras formas de acceso a la vivienda como el alquiler.

La desgravación fiscal de la compra, la inestabilidad e inseguridad de los inquilinos ante una ley de arrendamientos urbanos que defiende los intereses del propietario, la desregulación del mercado hipotecario que permite hipotecas a 50 años, la inexistencia de un parque público de alquiler y la falta de control y restricción sobre el crédito, han empujado a millares de familias a endeudarse para acceder a una vivienda.

Además los bancos, junto a inmobiliarias, administraciones y medios de comunicación, durante muchos años repitieron que alquilar era tirar el dinero, que era mucho mejor comprar y que los precios de los pisos nunca bajarían. Como hemos visto, esto ha sido una gran mentira, una gran estafa.

La Burbuja Inmobiliaria, consecuencia directa del ‘famoso milagro económico español’ del Señor Rodrigo Rato, ha destrozado la vida de miles y miles de familias. Y lo decimos sin ningún miedo. Señores y señoras de la casta política de este país, junto a los banqueros, financieras e inmobiliarias, son ustedes los asesinos, los criminales y quienes deberían estar en las cárceles.    Conocemos casos de familias que han tenido que ‘reubicarse’ en casas de familiares y amigos desestructurando su propio núcleo familiar; otros casos de familias que han tenido que acudir a Bancos de Alimentos y organizaciones sociales para poder comer y otros casos, desgraciadamente, con un final más que trágico. El drama de los desahucios va unido, irremediablemente, al drama de  los suicidios.

420.000 ejecuciones hipotecarias en el Estado los últimos seis años y 220.000 desahucios son sencillamente intolerables.

No queremos limosna. No aceptaremos rebajas. Queremos unas leyes que garanticen los derechos, la igualdad y la dignidad. Pero la ILP también es una forma de exigir democracia, una democracia que tiene que estar en manos del pueblo y no del poder financiero. Hartos de mediocridad, corrupción y avaricia, de respuestas vacías y demagogia, exigimos que se nos escuche y exigimos participar de una democracia real.

Desde aquí hacemos un llamamiento a todos los partidos políticos a votar a favor de la ILP tal y como está presentada y tramitarla de manera urgente. Si no lo hacen, les señalaremos como responsables del genocidio financiero que estamos sufriendo y tendrán que atenerse a las consecuencias. Las PAHs aumentaremos las acciones de denuncia y desobediencia civil frente a aquellos que se nieguen a aprobar la ILP, e invitamos a toda la ciudadanía a sumarse.

No lo olvidemos, la unión hace la fuerza y SÍ SE PUEDE!!! SÍ SE PUEDE!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s